Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 16 de febrero de 2021

INVEX: Opinión Estratégica Líneas de acción

 

IDEAS PUNTUALES: MEXICO TAMBIEN EN MODO DE RELAJACION MONETARIA.

Las noticias recientes confirman la expectativa de una recuperación en marcha que puede traducirse en un crecimiento muy sólido en el segundo semestre. Debido a lo anterior, el comportamiento de los mercados sigue siendo positivo, y las variaciones en algunos precios continúan al alza. Como hemos anticipado es difícil que en esta etapa se presenten correcciones abruptas. En México, vimos al banco de México adoptar un modo de relajación que pudiera extenderse a lo largo del semestre.

1. La Reserva Federal ha mantenido sus tasas de referencia sin cambios; asimismo, el presidente Powell sostiene verbalmente la indicación de que es muy temprano para modificar la fuerte relajación. Por ello se mantiene la expectativa relacionada con el ritmo de recompras de deuda y con la estabilidad de las tasas de interés de corto plazo.

2.- Por otro lado, el Congreso de Estados Unidos finalizó el juicio político al ex - presidente Trump y ahora podrá concentrarse en el plan de ayuda fiscal por un monto de $1.9 millones de millones de dólares propuesto por el nuevo gobierno. La política agresiva de restitución de ingreso personal, los apoyos a los afectados por el desempleo y sobre todo, de aceleración en el ritmo de atención, así como en la vacunación en Norteamérica continúan pendientes pero los inversionistas ven su puesta en marcha con bastante optimismo.

3.- En el resto del mundo desarrollado persiste la activación de las mismas políticas de apoyo. Por todo lo anterior, entre los inversionistas continua viva la idea de una recuperación de la economía en el futuro previsible que pudiera traducirse en un crecimiento sólido en el mundo desarrollado. Por ello la idea de que haya correcciones abruptas no aparece; por ello también, eventos como el conflicto entre fondos de cobertura e inversionistas de menudeo no paso a mayores y posiblemente la explosión de los precios de las criptomonedas tampoco toma relevancia.

4.- Insistimos en que, si los cambios que pudieran alterar el esquema no son cercanos, es complicado establecer una estrategia contraria. Nuestra en esta línea de acción procura cuidar los síntomas de movimientos excesivos de precios al alza, pero no abandonar los mercados, en especial el de capitales.

La apuesta principal sigue siendo por algunos de los sectores que se rezagaron con la pandemia y que han estado recuperando niveles, en donde pensamos que aún hay espacio para subir; estos sectores como el industrial, de servicios, de materiales; así como a los precios de activos de mercados emergentes pueden sostenerse en caso de una corrección grande simplemente por su valuación relativamente baja.

5.- Pensamos que la narrativa de una inflación mayor se sigue consolidando debido a la expectativa de una recuperación. La tendencia de las tasas de largo plazo sigue siendo de alza. La tasa del bono del tesoro a 10 años alcanza en esta semana un nivel de 1.20%. Lo más probable es que la tendencia de alza de las tasas de largo plazo continúe; anticipamos que dicho parámetro se ubique entre 1.50% y 1.75% en el segundo semestre.

Dado lo anterior, tenga cuidado con el segmento de deuda en sus portafolios. El conjunto de bonos de grado de inversión (calificación estable) tiene mucha duración; es decir, es muy sensible a os movimiento al alza de la curva de tasas de referencia del tesoro. Por ello, preferimos plazos cortos no mayores a 3 años y papeles de buen margen como algunos bonos de mercados emergentes bajo esta línea.

6.- En México el Banco Centra decidió de manera unánime recortar la tasa de referencia un cuarto de punto porcentual para ubicarla en 4.0%. La unanimidad un entorno en que la inflación no ha descendido más indica preocupación de la Junta de Gobierno por los bajos niveles de crecimiento y posibles problemas en el crédito de algunos agentes. La holgura es grande y los participantes en el mercado de dinero ahora descuentan que Banxico puede continuar bajando la tasa de un día hasta niveles de al menos 3.5% durante este semestre.

Aún con Banxico en modo de laxitud, no apostamos por la curva de largo plazo. Es verdad que en os últimos dos meses hemos sido precavidos y posiblemente hemos dejado ingresos sobre la mesa, pero vemos a las tasas largas con un piso firme (5.0% en el caso del bono M de diez años) y con volatilidad que le inyectará el movimiento de las tasas de largo plazo en el exterior.

Nuestra estrategia privilegia los bonos de tasa real, las tasas revisables y los Cetes a plazos de uno o dos años, dada la expectativa de que en el futuro previsible el Banco de México no subiría la tasa y ésta podría bajar más.

7.- El tipo de cambio no se movió al alza ante el descenso de la tasa por parte del Banco de México. Por el contrario hubo un regreso a niveles por debajo de los $20 pesos. Vemos este movimiento con escepticismo, es posible que los flujos de recursos a pesos disminuyan ante una apuesta menos clara, el dólar ha estado fortaleciéndose y en otros países como Brasil se comienza a hablar de alzas en las tasas.

Conservamos posiciones en dólares en los portafolios con un propósito de cobertura, más que como una alternativa para tener rendimientos elevados. Vemos al tipo de cambio con mayor frecuencia cerca de niveles de $20.50 en los próximos meses.

8.- EN cuanto a la bolsa, ni los reportes ni la situación relacionada con el crecimiento han ayudado a los negocios. En lo que va del año ha habido una disociación entre el movimiento de las bolsas en el exterior y el índice mexicano que no reporta casi ganancia. Esperamos una oscilación en niveles entre 44 y 45 mil puntos, lo mismo que ha venido sucediendo desde hace cerca de cuatro semanas.

 

LÍNEAS DE ACCIÓN

DEUDA

A pesar del aviso del Presidente de la Reserva Federal la semana pasada para reiterar una política monetaria ultra-laxa y dejando a la inflación en un papel secundario en el escenario de la recuperación económica, el mercado de Bonos del Tesoro de los Estados Unidos mantiene la tendencia de alza en las tasas de interés de largo plazo. El vencimiento de 10 años se ubicó alrededor del 1.21%. Hemos mantenido la expectativa de que a mediados de año la tasa alcance niveles alrededor del 1.50%.

A pesar de que la FED de señales de que las tasas en todo el espectro de la curva se van a mantener bajas, las expectativas de crecimiento y los estímulos fiscales son una fuerza que empuja fuertemente la expectativa de mayores tasas de interés de largo plazo, ya que ambas están generando mayores exigencias por el riesgo inflacionario que crece de forma importante.

Mantenemos nuestra recomendación de tener posiciones en papeles de tasa real (TIPS) por medio de vehículos de inversión ETF y cuidando la exposición a duración (STIPZ)

En México, las tasas de interés registraron un rally importante de baja. Banco de México decidió recortar en 25 puntos base la tasa y dejarla en 4.0%, sorpresivamente la decisión fue unánime, por lo que deja abierta la puerta para otro recorte en el mes de marzo.

Nos parece que el panorama de la inflación en el futuro previsible y el resto del año no se presta para seguir este camino de mayor relajación monetaria, pero Banxico le está dando mayor ponderación a la holgura de la economía mexicana para poder coadyuvar a su recuperación. Aunque se corre el riesgo de una mayor debilidad cambiaria y a la larga presiones inflacionarias generadas por este escenario.

Por lo tanto, reiteramos nuestras posiciones en UDIBONOS (tasas reales) y continuamos con la protección en tasas variables y selectivos en tasas nominales fijas a plazos de uno y dos años. El riesgo en los plazos largos se ha incrementado y el valor en el rendimiento actual no lo compensa.

Después de la decisión de política monetaria del Banco de México, los niveles de la TIIE a 28 días comienzan a verse en tasas entre 4.25% y 4.30%, por lo tanto, los Certificados Bursátiles de tasa flotante van a pagar un poco menos, aunque se puede compensar en gran parte por alta demanda de los mismos y consecuentemente bajas en sobretasas de los instrumentos financieros. Por su parte, los Certificados Bursátiles de Corto Plazo, también mostrarán una ligera tendencia a la baja.

 

BOLSA

El día de ayer las bolsas en Estados Unidos se mantuvieron cerradas, pero los demás mercados mantuvieron el ánimo de la semana pasada. El centro de atención de los inversionistas sigue siendo las noticias entorno a la velocidad de vacunación y nuevo número de contagios de COVID-19.

Mientras que la mayoría de los datos económicos durante la pasada semana fueron positivos, se reflejó una menor confianza del consumidor en EE.UU., situación que afecto al sector de consumo, tanto discrecional como básico, siendo estos dos junto con servicios públicos los únicos que operaron a la baja durante la semana.

Nuestra estrategia actual continúa beneficiándose de los dos principales pilares que mantiene: i) Estados Unidos, la apuesta activa en energías renovables, ventas por internet y biotecnología han sido los que han mostrado un mayor avance en el año; y ii) China y países aledaños.

En México, hemos visto que el S&PBMV IPC mantiene la tendencia de sus contrapartes internacionales; no obstante, aunque ha logrado un balance positivo, el alza ha sido mínima y se mantiene en los 44,000 puntos.

La semana pasada cerca del 40% del índice operó al alza, asimismo, se mantiene el alza en emisoras como CEMEX, GCARSO y Q* que en el año llevan ya un avance de 29%, 17% y 24%.

La temporada de reportes también incidió en México en el movimiento del mercado la semana pasada, ALFA, como ejemplo, mostró un débil resultado en Sigma situación que impacto el precio de la acción.

La semana pasada no hemos hecho cambios en las carteras, tanto en la parte global como local, ya que por el momento muestran un mejor desempeño que sus benchmarks.

 

DIVISAS

En el mercado cambiario, el peso tuvo una semana de recuperación frente al dólar, la referencia volvió por debajo de los $20.0 pesos por unidad. Esto a pesar de la baja de tasas de Banxico y el movimiento de la curva, que ya ofrece poco valor para la inversión en los plazos largos de tasas nominales, donde hay mayor demanda por parte de inversionistas extranjeros.

En los reportes más recientes sobre el flujo de inversión de cartera hay movimientos hacia mercados emergentes, pero en una mucha menor proporción en el mercado mexicano de deuda gubernamental en moneda local. 

Consideramos que el peso se encuentra en una posición de debilidad en el futuro previsible y registraría niveles de operación en el rango de los $19.90 a los $20.60 pesos por dólar. Esto puede seguir alentando al sector exportador, pero sin duda genera dudas en torno al impacto sobre la inflación en el mediano plazo.

En términos de inversión, hacemos la recomendación de incrementar posiciones en dólares, una nueva disminución en la tasa de referencia de política monetaria genera un menor atractivo en los rendimientos esperados por los papeles de deuda en pesos. 

La inversión en dólares debe considerar la diversificación del portafolio, adicional a la cobertura cambiaria. Hay opciones en los bloques de inversión en renta variable y renta fija para aprovechar el impulso positivo de los mercados globales, principalmente en los Estados Unidos. En renta fija, buscar diversificar la exposición a dólares en vehículos de inversión de deuda de tasa real, emergentes asiáticos y corporativos flotantes, así como de baja duración.

¡Gracias por tu atención!

Visita nuestro portal financiero invex.com y síguenos a través de Twitter @invexbanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario