Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 26 de enero de 2021

INVEX Opinión Estratégica

 

Líneas de acción
Rodolfo Campuzano Meza

 

Carteras recomendadas

Renta Variable.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Renta Variable Global.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Deuda Gubernamental.
(Haz clic aquí para el reporte completo).

Deuda Corporativa. (Haz clic aquí para el reporte completo).

 

 

 

IDEAS PUNTUALES: EL DILEMA DEL INVERSIONISTA.

Los mercados confirmaron el grado de combustión que reciben de las políticas de estímulo. Sigue vigente la expectativa de una recuperación de las ganancias en las emisoras mezclado con la permanencia de tasas de interés muy bajas y la intensificación del gasto fiscal para impulsar la actividad económica. A pesar de la evidencia de burbujas especulativas en varios segmentos del mercado, va a ser difícil que esta dinámica tenga un momento de decepción pronto, debido a la postura de las autoridades y a la presencia de la pandemia. En México sucede lo mismo en las variables financieras.

1. Nos cuesta trabajo hablar de otra cosa. El comportamiento de los mercados mantiene el mismo patrón de comportamiento y la semana pasada éste se intensificó. El anunció de un plan de estímulo ambicioso en Estados Unidos junto con las cifras que señalan que China crece aceleradamente aumentaron la propensión de los inversionistas a comprar activos de riesgo. Las bolsas en Estados Unidos volvieron sus máximos, la de China pego un alto abrupto a niveles superiores, los precios de los bienes básicos no detienen su marcha y el dólar volvió a tener otro momento de debilidad.

2.- La conversación entre los inversionistas cuestiona la capacidad de sostenimiento de este patrón de alza que viene registrándose con la mayor intensidad desde noviembre del año pasado. Ya señalábamos en nuestra carta de la semana pasada que en algunos rubros hay señales muy visibles de burbujas especulativas, como pueden ser los precios de algunas acciones del sector tecnológico, algunos precios de bienes básicos, y desde luego en las criptomonedas.

En todos esos casos hay la combinación de acceso a dinero barato con una narrativa excitante, ello provoca que se genere un momento en que hay un comprador cuyo único razonamiento es la irracionalidad de vender a otro el mismo a activo a un mayor precio. así como en os bienes raíces en determinadas ciudades.

3.- El dilema para quien intenta ser racional es si es sensato refugiarse en activos libres de riesgo en donde, dicho sea de paso, no va a ganar nada.

4.- Ya le hablábamos también sobre cuál puede ser en la capacidad en los mercados de que el patrón actual permanezca. Le resaltamos dos cosas claras: una, que cualquier día puede haber movimientos extraordinarios en donde los inversionistas vendan la noticia; sin embargo, mientras no pase el tiempo suficiente, y no haya un escenario más creíble de recuperación las notas o los datos que se den a conocer no van a lograr mucho.

Otro es que la fuerza de la distorsión que han establecido las autoridades seguirá manteniendo flujos de inversión hacia segmentos de riesgo; eso tampoco va a cambiar pronto.

Si los cambios que pudieran alterar el esquema no son cercanos, es complicado establecer una estrategia contraria. Nuestra en esta línea, hay que cuidar los síntomas de movimientos excesivos de precios al alza, pero no abandonar los mercados, en especial el de capitales.

Algunos de los sectores que se rezagaron con la pandemia y que han estado recuperando niveles aún tiene espacio para subir; estos sectores como elindustrial, de servicios, de materiales; así como a los precios de activos de mercados emergentes pueden sostenerse en caso de una corrección grande simplemente por su valuación relativamente baja.

5.- En cuanto al mercado de deuda, muchas valuaciones también están excedidas y los niveles de margen contra los bonos libres de riesgo es probablemente la menor de la historia.  Consideramos que la narrativa de una inflación mayor seguirá presente y tal vez se intensifique a partir del cierre del primer trimestre. Lo más probable es que la tendencia de alza de las tasas de largo plazo permanezca.

En este sentido, es importante cuidar la duración de los portafolios. En los últimos dos años hemos visto que el segmento de Grado de inversión en especial ha aumentado mucho el plazo de sus emisiones, con lo que su riesgo ante aumentos de las tasas de largo plazo es mayor. Preferimos plazos cortos no mayores a 3 años y papeles de buen margen como algunos bonos de mercados emergentes bajo esta línea.

6.- En el caso de los mercados en México, de mantenerse el momento en los mercados globales; o el patrón de comportamiento de los inversionistas globales, podríamos ver la permanencia de flujos positivos hacia al país poco relacionados con la situación fundamental de la economía y más con la atracción de tasas relativamente altas y valuaciones razonablemente atractivas.

Es probable que el Banco de México intente reducir la tasa de referencia en febrero bajo el argumento de la holgura en la economía, pero las presiones de precios, en especial en la parte subyacente tienen el potencial de generar una decepción en el mercado de dinero que descuenta una baja de al menos medio punto en este semestre.

No confiamos mucho en la curva de plazos. Preferimos reducir duraciones ya que el retorno con respecto a bonos de tasas revisable no será, desde nuestro punto de vista, tan diferente.

9.- El tipo de cambio y la bolsa están sujetos a que permanezca el momento de propensión al riesgo por parte de los inversionistas a nivel global. Pocas noticias en el entorno nacional podrían hacer que hubiese una revaluación por otros motivos. Con base en la idea de no despreciar la fuerza de las distorsiones que mantienen a los mercados, mantenemos posiciones enfocadas en la bolsa a emisoras de corte industrial, orientadas al sector exportador o productoras de bienes básicos.

En cuanto al precio del dólar, creemos que ha encontrado un rango de operación en el corto plazo entre $19.60 y $20.00 pesos.

Por último, conservamos posiciones en dólares en los portafolios con un propósito de cobertura, más que como una alternativa para tener rendimientos elevados.

 

LÍNEAS DE ACCIÓN

DEUDA

El mercado de Bonos del Tesoro de los Estados Unidos abrió la semana con bajas en las tasas de interés. El vencimiento de 10 años se ubicó alrededor del 1.06%, tres puntos base por debajo del cierre de la semana previa.

La estabilidad y cierta menor presión en las tasas largas en dólares ha prevalecido en el mercado norteamericano que han dado mayor peso a la idea de que, aunque la inflación se acelere de forma importante, la política monetaria “ultra flexible” continuará.

Asimismo, Janet Yellen, nueva secretaria del Tesoro de los EE.UU. dijo que, ante el nuevo paquete de estímulos fiscales, que se espera sea de 1.9 billones de dólares, habrá que aprovechar el escenario de tasas muy bajas por un tiempo prolongado e indeterminado. A pesar del incremento de la deuda pública, lo que se asume se compensará por el impulso que se le estará dando al crecimiento de aquel país.

En México, las tasas de interés de toda la curva, en promedio no tuvieron movimientos. Sin embargo, en los plazos alrededor de 5 años vimos bajas de hasta 7 puntos base. Para los plazos largos a pesar de un comportamiento relativamente favorable en el pasado reciente, vemos mayores riesgos implícitos en un potencial rebote de sus tasas.

En los plazos más cortos, apuntamos hacia la inflación, con riesgos importantes, como para considerar que Banxico baje la tasa de referencia. Sin embargo, el mercado está decantado para una baja de la tasa de referencia en el mes de febrero, con el principal argumento de la composición de una Junta de Gobierno más proclive a ser flexible en la política monetaria para apoyar a la recuperación del crecimiento. Hecho que está demostrado para el caso mexicano, la política monetaria no tiene mayor impacto sobre el crecimiento económico, ya que sus canales de transmisión hacia las decisiones de inversión, y sobre todo de consumo, son débiles.

Nuestros portafolios mantuvieron un retorno positivo, aunque los plazos largos mantienen un impulso mayor. El beneficio de nuestras posiciones en papeles de tasas reales y de corto plazo; así como de tasa variable son competitivas frente a las fuertes bajas de las tasas de largo plazo.

Con relación a la deuda corporativa, la semana pasada hubo una demanda extensa de Certificados Bursátiles de Corto Plazo. Sin embargo, las tasas generales y ponderadas tendieron a disminuir a niveles inferiores a 5.00%, debido en parte a la posibilidad de que el Banco de México vuelva a bajar la tasa de fondeo a un día. Por su parte, los Certificados Bursátiles de tasa real como tuvieron un buen desempeño en la semana por la expectativa de mayores alzas en la cifra de la inflación al consumidor para el resto del año. Finalmente, seguimos pendientes de la colocación de los Cebures de Banca de Desarrollo de Sociedad Hipotecaria Federal.

 

BOLSA

Iniciamos la semana con movimientos mixtos en los principales mercados; mientras que en Asia los mercados cerraron al alza, Europa cerró con una perdida y Estados Unidos se mantuvo oscilando en varios terrenos logrando cerrar positivo, los inversionistas se mantienen algo preocupados porque, a pesar de que se justifican las actuales valuaciones ante el exceso de liquidez, las valuaciones en muchos casos se mantienen un tanto estresadas por las actuales condiciones.

En medio de este contexto, también influye la temporada de reportes; en esta semana reportarán la mayoría de las empresas de S&P500. No descartamos se mantenga la actual volatilidad vista en los últimos días, donde días positivos son seguidos por ajustes en el mercado.

Por parte de los mercados asiáticos, vemos que existe un factor adicional que mantiene el impulso en dicha región y este es China; en la semana pasada se dio a conocer un crecimiento económico de 6.5% en el 4T-20, lo que confirma la tesis de una rápida recuperación tras los daños causados por el COVID-19; lo anterior, llevo a que el mercado en dicho país avanzará de manera significativa en la semana.

El portafolio continúa favoreciéndose por la selectividad que mantenemos en Estados Unidos; así como la apuesta activa que mantenemos en China (segundo pilar de nuestra estrategia) y en mercados emergentes asiáticos.

Por parte de México, a pesar de que el día de ayer el mercado cerró al alza, se ha perdido parte de la ganancia obtenida la primera semana del año y la semana pasada cerró nuevamente el S&PBMV IPC con un retroceso.

Empezamos la época de reportes, lo cual podría influir en el comportamiento del mercado en el corto plazo; la semana pasada reportó GFNORTE el cual acorde al departamento de análisis fue un tanto débil con cifras por debajo de las esperadas; de igual manera, la guía para este 2021 implica un menor ROE.

 

DIVISAS

En el mercado cambiario, la valuación del dólar operó en un rango entre $19.54 a $19.94 pesos por unidad a lo largo de la semana. Al inicio de esta sufrió un poco de presión por la noticia del contagio del Presidente Lopez Obrador de COVID.

La cotización del dólar ha registrado volatilidad en los últimos días, con balance positivo para la moneda norteamericana. Esto ante la expectativa de un crecimiento acelerado, dados los estímulos fiscales, la política monetaria acomodaticia y el avance que toma impulso en el proceso de vacunación.

La visión de los mercados podría distinguir una recuperación más fuerte en los Estados Unidos y, por lo tanto, podría atraer inversionistas a los mercados bursátiles, principalmente, por lo que mantenemos la recomendación de continuar con posiciones en dólares.

El objetivo es continuar con la diversificación del portafolio y cobertura. Dentro de las posiciones en dólares mantenemos dos principales bloques de inversión en renta variable y renta fija, lo que contribuye aprovechar el impulso, pero también a una buena dosis de protección ante una posible corrección.

¡Gracias por tu atención!

Visita nuestro portal financiero invex.com y síguenos a través de Twitter @invexbanco


No hay comentarios:

Publicar un comentario