Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 19 de enero de 2021

INVEX Opinión Estratégica: hay que cuidar los síntomas de movimientos excesivos de precios al alza, pero no abandonar los mercados, en especial el de capitales.

 

Líneas de acción
Rodolfo Campuzano Meza

 

Carteras recomendadas

Renta Variable.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Renta Variable Global.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Deuda Gubernamental.
(Haz clic aquí para el reporte completo).

Deuda Corporativa. (Haz clic aquí para el reporte completo).

 

 

IDEAS PUNTUALES: COMBUSTIÓN A TOPE.

El Presidente electo Biden dio a conocer su ambiciosa propuesta de estímulos a la economía que pretende que apruebe el Congreso. El Presidente de la FED redujo la especulación sobre acciones tempranas de restricción y China anunció que creció 2.3% en el 2020. De aprobarse los estímulos propuestos, podríamos decir que el acelerador está a fondo en el intento de recuperar la actividad económica. Los mercados lo descuentan y acarrean algunas señales de exuberancia. Sin embargo, no podemos despreciar la fuerza de la distorsión; por ello mantenemos algunas posiciones de riesgo, en especial en el mercado accionario.

. El Presidente electo Biden dio a conocer que piensa proponer un paquete de estímulos que totaliza USD$1.9 billones (nomenclatura en español). El plan incluye cheques por hasta USD$1,400 dólares para individuos, la extensión del beneficio por desempleo hasta septiembre más un suplemento de USD$400 y casi USD$ 900 mil millones en distintos proyectos para reforzar el plan de vacunación, reabrir escuelas, reforzar la educación a distancia, y apoyos a comunidades, empresas y estados; además de una propuesta para aumentar el salario mínimo.

El plan es ambicioso. Es probable que encuentre algo de oposición en el Congreso, en especial en el tema del salario mínimo y algunos apoyos a estados y municipios, pero sin duda totalizará un monto muy cercano a la ambición de los demócratas expuesta desde octubre pasado.

La expectativa de un crecimiento acelerado en el momento en que la pandemia ceda ante la campaña de vacunación es más evidente. Los inversionistas llevan muchas semanas asumiendo una actividad económica acelerada hacia el verano y después.

2.- Si el tamaño de la propuesta pudo haber generado un mayor temor con relación a la expectativa de inflación y la mayor proximidad de medidas de abandono de su postura laxa por parte de la Reserva Federal. El mismo Presidente Powell se encargó de subestimar tales expectativas y tranquilizar al mercado.

Básicamente Powell declaro, en lo que consideramos el evento de mayor importancia en los mercados, que no es tiempo de hablar en medidas de salida (reducir las recompras de bonos ni aumentar anticipadamente la tasa de referencia).

3.- Por último, al cierre de la semana China anunció que su PPIB creció 2.3% en el 2020, con un cierre mayor a lo esperado en el cuarto trimestre del año pasado. Los consensos apuntan a que China pueda crecer este año a una tasa de entre 8.0% y 8.5. EN China, el boom económico de recuperación no solo se concentra en el sector industrial exportador sino en la recuperación del comercio y del consumo. El efecto de este crecimiento en China se permea con fuerza a regiones como a Europa, Japón y el sur de Asia; así como a otros mercados emergentes, especialmente los productores de bienes básicos.

4.- Con todo esto dicho, es claro que en estos momentos los inversionistas observan que la expectativa de una recuperación está más que nutrida por la acción de las autoridades en las dos principales economías del mundo. En otras economías de importancia, la situación no es diferente, en Europa el Banco Central Europeo mantiene la idea de aumentar el estimulo monetario en este año y el plan fiscal de apoyos está en marcha; en Japón se mantiene la expansión monetaria.

5.- Esta percepción ha dado lugar a fuertes alzas en los precios de muchos activos. EN algunos rubros hay señales muy visibles de burbujas especulativas, como pueden ser los precios de algunas acciones del sector tecnológico, algunos precios de bienes básicos, y desde luego en las cryptomonedas; así como en os bienes raíces en determinadas ciudades.

6.- Pensamos en la capacidad del momento en los mercados de permanecer. Por una parte, creemos que en los meses siguientes los inversionistas tratarían de tomar utilidades y “vender la noticia”; sin embargo, no dejarán de apostar a este escenario de reflación como algunos le llaman. Compartimos la idea de que la fuerza de la distorsión que han establecido las autoridades seguirá manteniendo flujos de inversión hacia segmentos de riesgo; en esta línea, hay que cuidar los síntomas de movimientos excesivos de precios al alza, pero no abandonar los mercados, en especial el de capitales.

Algunos de los sectores que se rezagaron con la pandemia y que han estado recuperando niveles aún tiene espacio para subir; no referimos al sector industrial, de servicios, de materiales; así como a los precios de activos de mercados emergentes.

7.- Por otra parte, a pesar de las declaraciones del presidente dela FED, consideramos que la expectativa de inflación seguirá presente. Estimamos que la tasa de inflación presentará aumentos en algunos de los siguientes meses. Por ello, aunque los funcionarios de la FED intenten mantener la calma con declaraciones, lo más probable es que la tendencia de alza de las tasas de largo plazo permanezca.

En este sentido, es importante cuidar la duración de los portafolios. En los últimos dos años hemos visto que el segmento de Grado de inversión en especial ha aumentado mucho el plazo de sus emisiones, con lo que su riesgo ante aumentos de las tasas de largo plazo es mayor. Preferimos plazos cortos no mayores a 3 años y papeles de buen margen como algunos bonos de mercados emergentes bajo esta línea.

8.- El razonamiento previo también aplica para los activos en México. La curva de tasas ha reaccionado a alza y parece mantener un piso derivado del movimiento de alza de las tasas en el exterior. Es probable que el Banco de México intente reducir la tasa de referencia en febrero bajo el argumento de la holgura en la economía, pero las presiones de precios, en especial en la parte subyacente tienen el potencial de generar una decepción en el mercado de dinero que descuenta una baja de al menos medio punto en este semestre.

9.- El tipo de cambio y la bolsa están sujetos a que permanezca el momento de propensión al riesgo por parte de los inversionistas a nivel global. Pocas noticias en el entorno nacional podrían hacer que hubiese una revaluación por otros motivos. Con base en la idea de no despreciar la fuerza de las distorsiones que mantienen a los mercados, mantenemos posiciones enfocadas en la bolsa a emisoras de corte industrial, orientadas al sector exportador o productoras de bienes básicos.

En cuanto al precio del dólar, creemos que ha encontrado un rango de operación en el corto plazo entre $19.60 y $20.00 pesos. Conservamos posiciones en dólares en los portafolios con un propósito de cobertura, más que como una alternativa para tener rendimientos elevados.

 

LÍNEAS DE ACCIÓN

DEUDA

El mercado de Bonos del Tesoro de los Estados Unidos cerró la semana con bajas en las tasas de interés. El vencimiento de 10 años se ubicó alrededor del 1.09%, tres puntos base por debajo del cierre de la semana previa. Sin embargo, en el transcurso de la semana llegó a tocar niveles de 1.19% a nivel intradía.

Se mantiene la estrategia que pondera la aceleración de la inflación y sus expectativas, esto por el aumento en los precios de bienes básicos y una expectativa de recuperación del crecimiento. Sin embargo, la presión sobre las tasas largas en dólares se desinfló al cierre de la semana, ante los comentarios del presidente de la Reserva Federal, en los que dijo que aunque la inflación se acelere de forma importante, aun no habrá una salida de la política monetaria “ultra flexible”.

Asimismo, declaró que habrá de avisar a los mercados con mucha antelación el final del ciclo de compra de papeles e inyección de liquidez. Por lo que esto debería de estabilizar los niveles de las tasas de largo plazo en dólares.

En México, las tasas de interés en la parte larga de la curva se mantuvieron en sincronía con sus contrapartes en dólares. Por lo que la curva se relajó considerablemente en los plazos mayores a 10 años, en lo que vimos bajas de hasta 13 puntos base el pasado viernes. Sin embargo, los bonos largos en pesos aún mantienen valuaciones considerablemente caras y con mayores riesgos de rebotes en el futuro previsible.

En los plazos más cortos, el riesgo se concentra por el lado de la inflación, cuyas presiones en la parte subyacente podrían reducir la expectativa del mercado de que Banxico baje la tasa de referencia. Esta semana se publica la inflación de la primera quincena de enero y esta empezará a despejar tales dudas sobre los precios al consumidor.

Si bien esta semana el rendimiento de nuestras posiciones fue positivo, los plazos largos tuvieron un impulso mayor. Vemos que las posiciones en papeles de tasas reales y de corto plazo; así como mayor liquidez, tienen un comportamiento mucho más consistente. Veremos por donde están surgiendo las presiones inflacionarias y si Banxico llega a no bajar la tasa, mantener posiciones en tasas revisables nos cubre buena parte del portafolio.

La semana pasada se llevó a cabo la primera subasta de Certificados Bursátiles de Corto Plazo de todas las emisoras automotrices. Hubo niveles de cierre o ponderados por debajo de lo normal. Sin embargo, los niveles máximos de la subasta de tasa múltiple siguieron siendo altos, llegándose a ver tasas mayores a 5.00%. Para esta semana se espera mayor estabilidad en la subasta de los Cebures de Corto Plazo. Por su parte, en los Certificados Bursátiles de Banca de Desarrollo o CD únicamente se tiene contemplado los dos papeles de tasa flotante de Sociedad Hipotecaria Federal.

 

BOLSA

Iniciamos la semana nuevamente con ganancias en los mercados accionarios; la mayoría de los mercados, excluyendo Estados Unidos que se mantuvo cerrado por la celebración de Martin Luther King, operaron positivos luego de que la semana pasada los principales índices cerraran con pérdidas ante la preocupación que causo entre los inversionistas el aumento en el número de casos de COVID-19.

La preocupación de los inversionistas radica en que las nuevas restricciones que se observan alrededor del mundo tengan un impacto en la recuperación económica, traduciéndose en una toma de utilidad de prácticamente de todos los sectores, con excepción del sector energético y bienes raíces.

El portafolio se sigue favoreciendo por la selectividad que mantenemos en Estados Unidos; así como la apuesta activa en mercados emergentes asiáticos.

Realizamos cambios en la cartera; vendimos el factor Calidad, ya que a diferencia de 2020 consideramos el 2021 será un año de recuperación económica, y con ello nos gustaría concentrar nuestras posiciones dentro de Estados Unidos en sectores cíclicos, siendo estos los que se beneficiarían por dicha recuperación (Industrial y Consumo Discrecional).

De la mano con lo anterior, estamos aumentando nuestra apuesta activa en Consumo Discrecional, siendo uno de los sectores que consideramos se beneficiará en mayor medida de la recuperación económica.

Decidimos cerrar la posición en Canadá y sobre-ponderarnos en Reino Unido, ante una perspectiva favorable en dicha región y valuaciones aun atractivas, mientras que Canadá cotiza ya a niveles pre-pandemia y mantiene un premio frente a sus múltiplos EV/ EBITDA de los últimos 3 años de 26%.

Aumentamos nuestra ponderación en Asia excluyendo Japón (AAXJ). Consideramos que el crecimiento económico de China en 2020 y la expectativa para 2021 de que la economía crezca 8%, tendrá un contagio económico hacia países aledaños, llevando a un crecimiento económico por arriba del global 8.3% vs 6%, resultando así en un fuerte crecimiento en las utilidades de las empresas de la región.

En México, en línea con sus contrapartes internacionales, cerró el día de ayer con un avance, borrando gran parte de la perdida vista la semana pasada, y con una cotización nuevamente por arriba de los 46,000 puntos.

Durante la semana pasada, tras la baja del mercado, vimos la oportunidad de aumentar la apuesta activa en ORBIA. Mantenemos una perspectiva favorable hacia la emisora; asimismo, consideramos que la estrategia de venta del negocio de vinilo apoya la diversificación de sus operaciones.

 

DIVISAS

El dólar abre la semana en niveles alrededor de $19.70 pesos. La valuación marca piso sobre los $19.60 pesos y ante la baja al cierre de la semana anterior en las tasas en dólares, la cotización se estabiliza. El rango de operación de mediano plazo se estable entre el mínimo mencionado y un máximo de $20.20 pesos por dólar.

En el mercado de futuros, los contratos en favor del dólar se mantienen ligeramente con $129 millones de dólares que, en comparación al nivel histórico, las posiciones prácticamente son neutrales. Vemos a los participantes en los mercados cambiarios tratando de definir si el dólar se debilitará aún más frente a las monedas emergentes.

Las declaraciones del Presidente de la FED que calmó a las tasas en dólares, también permitieron estabilidad del dólar; en el caso del peso, en el rango bajo de operación. Por el momento parece poco probable ver mayor debilidad de la moneda norteamericana frente al peso, más por los endebles fundamentales de inversión y crecimiento, así como evolución de pandemia a nivel local

La recomendación de mantener dólares se mantiene como válida. La cobertura es necesaria, así como la diversificación en los portafolios de inversión. Dentro de este universo de inversión mantenemos la preferencia por vehículos de inversión con baja exposición de duración, tasas reales en dólares y mercados emergentes asiáticos.

¡Gracias por tu atención!

Visita nuestro portal financiero invex.com y síguenos a través de Twitter @invexbanco

No hay comentarios:

Publicar un comentario