Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 1 de diciembre de 2020

Invex Opinión Estratégica: México es un participe directo de esta visión que favorece a monedas emergentes, en especial aquellos con una estructura de estabilidad.

 

Líneas de Acción
Rodolfo Campuzano Meza, Director de Estrategia y Gestión de Portafolios.

 

Carteras recomendadas

Renta Variable.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Renta Variable Global.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Deuda Gubernamental.
(Haz clic aquí para el reporte completo).

Deuda Corporativa. (Haz clic aquí para el reporte completo).

 

 

 

 

 

 

 

 

IDEAS PUNTUALES: DESCONTANDO EL MEJOR ESCENARIO POSIBLE

Los mercados descuentan el mejor escenario posible. Ello implica la reducción de los problemas causados por el COVID con una recuperación impulsada por fuertes estímulos fiscales y monetarios. La expectativa no solo concierne a Estados Unidos. Ubicados en niveles máximos los índices de la bolsa están más propensos por el momento a reaccionar a una decepción. México es un participe directo de esta visión que favorece a monedas emergentes, en especial aquellos con una estructura de estabilidad.


1. Las bolsas en Estados Unidos cerraron noviembre muy cerca de sus niveles máximos. Noviembre ha sido un mes con un rendimiento superior posiblemente en niveles récord en algunos índices. La racha no sólo se circunscribe a las bolsas norteamericanas sino a la mayoría del espectro de activos de riesgo como las bolsas en Europa, los mercados emergentes (bonos y acciones) y los bienes básicos.

2.- Los inversionistas a nivel global descuentan el mejor escenario posible hacia adelante. A pesar de la elevada tasa de contagios y el descontrol aparente con respecto a la pandemia, hay la expectativa del funcionamiento de las vacunas que están por aprobarse para disolver el problema. Asimismo, a pesar de que aún no está definido si habrá o no un gobierno dividido, los agentes calculan que prevalecerán los estímulos tanto monetarios como fiscal y que éstos podrían tener un tamaño mayor al actual.

La expectativa ante tales circunstancias es que es posible observar una atapa de recuperación sólida del crecimiento hacia mediados del 2021. El tema de los estímulos no se circunscribe solo a Estados Unidos. Dada la afectación del cuarto trimestre se espera un aumento de los mismos en Europa y la prevalencia del fuerte impulso que las autoridades han dado al crecimiento en China que prácticamente se ubica en niveles similares a la época pre-CoVID.

3.- Dado que los factores dependen de la actitud previsible de las autoridades y de los anuncios exitosos de las pruebas con respecto a la vacuna, hay un consenso general con respecto a un escenario más favorable y también con respecto a la estrategia general. La fuerza de los estímulos será capaz el próximo año de mantener un comportamiento en los mercados financieros desasociado de la realidad, al menos en el inicio del año.

4.- La recomendación en la mayoría de las corredurías coincide en mantener inversión en el mercado de capitales, con preferencia en sectores castigados o a la valuación por encima del crecimiento; en asignar recursos a mercados emergentes, en especial donde hay una percepción de relativa estabilidad; en apostar al precio de bienes básicos por la demanda renovada que se generará y en adoptar cautela en el mercado de bonos ante la sostenida alza que se debería ver en la inflación (ello implica evitar bonos del gobierno de largo plazo, preferir tasas reales, y bonos corporativos en sectores en donde hay un espacio de recuperación).

5.- La economía y las variables de México participan directamente de esta percepción. La presencia continua de flujos positivos de dólares (La semana pasada se publicaron la cuenta corriente y la balanza de pagos con superávit muy elevados), la conexión con el sector industrial norteamericano, la disciplina fiscal y monetaria que han seguido las autoridades hace que los activos en pesos resulten atractivos a pesar de las penosas cifras relacionadas con el manejo de la pandemia o la evolución del crecimiento

6.- Las circunstancia favorable y dichas condiciones han hecho que en noviembre el S&PBMV IPC de la bolsa presentara una recuperación de 13%. Asimismo, a pesar de la pausa del Banco de México, un buen dato de la inflación de la primera quincena de noviembre provocó un nuevo descenso en las de largo plazo y el aumento de las ganancias en tal segmento. De igual modo vimos al tipo de cambio intentar romper a la baja el nivel de $20 pesos.

7.- Nuestra estrategia ha mantenido un tono de cautela, pero ha sabido aprovecharse de los segmentos en donde ha habido fuertes ganancias. Nos mantenemos invertidos en bolsa con mayor énfasis en la parte global. Hemos activado una rotación en los portafolios globales hacia otros sectores diferentes al de tecnología y prevalecen apuestas activas en las bolsas de China y Alemania.

EN la bolsa local, a pesar de seguir sub-invertidos en el asset allocation institucional, hemos virado desde septiembre hacia emisoras de corte industrial, de energía o transporte que se deben beneficiar mejor de la mejora en las circunstancias de crecimiento, en especial relacionadas con el comercio exterior.

8. En el caso de la estrategia de renta fija. En la parte global hemos reducido fuertemente la participación en el segmento de bonos de gobierno y mantenemos la posición en bonos de grado de inversión y en semanas recientes en bonos de tasa real.

La estrategia de deuda en pesos mantenemos la postura defensiva con respecto a la curva con plazos medianos; aunque la ganancia es menor que la producida en los plazos más largos, nuestra percepción es que los niveles actuales se encuentran muy comprometidos sobre niveles mínimos tanto en las tasas como en el diferencial entre las tasas de 10 años locales contra las del exterior (475 puntos base).}

9.- La pregunta obligada es ¿Qué puede salir mal ante un escenario tan consensado? Hay varias posibilidades:  El resultado de la elección para el Senado diferente al que se espera (triunfo republicano), que inyectaría de nuevo un temor relacionado con impuestos y mayor regulación a las empresas; que la velocidad de la aplicación de una posible vacuna no se de en los tiempos que se calcula; que el paquete de estímulo fiscal se rezague creando una nueva baja del crecimiento o que en China se vean obligados a restringir el flujo de crédito antes de tiempo; son algunos. Es difícil anticipar un escenario tan benigno con tanto tiempo de anticipación, pero los mercados confían en la palanca de las autoridades y contra eso es difícil plantear una estrategia en contrario.

 

LÍNEAS DE ACCIÓN

DEUDA

La tasa de interés de los Bonos del Tesoro de los Estados Unidos abre la semana prácticamente sin cambios. Para el vencimiento de 10 años observamos niveles de 0.84%, sin variación con relación al cierre del pasado viernes. Sin datos relevantes que reportar este lunes, el mercado espera iniciar el mes de diciembre con los reportes de la actividad manufacturera, así como la generación de empleos de noviembre.

El consenso de analistas estima observaciones de estos indicadores por debajo de los observados el mes previo al que se reporte (noviembre). De materializarse esto no vemos un cambio en la actitud de los inversionistas, la cual ha sido positiva con relación a la recuperación de la economía. La cual puede sufrir una pérdida de momento debido al aumento de los casos de contagio de COVID y cierres en ciudades y/o estados. Sin embargo, los inversionistas están enganchados a la idea de que la recuperación retomará ritmo durante el primer semestre del 2021. Por las noticias de que la vacunación podría empezar a finales de diciembre y que el nuevo paquete de estímulos fiscales se aprobará como muy tarde en enero.

Por lo que no hay cambios en la idea de que las tasas de largo plazo mantendrán una tendencia de alza durante el 2021.

En México, el rally de bajas de tasas de interés en la parte larga de la curva se mantuvo y prolongó un buen rendimiento. El conjunto de papeles gubernamentales de todos tipos de tasa (nominal, real, fija y variable) y plazos acumulan un rendimiento de 9.44% en lo que va del año. Aunque con una alta volatilidad.

Hemos re-balanceado la estrategia de papeles gubernamentales del mercado de dinero local, reforzamos los papeles en tasa variable a cinco años y tasas reales de más de 5 años. Pensamos que el resultado más reciente de la inflación se diluirá y los precios al consumidor seguirán mostrando presiones, sumado a la burbuja que veremos en el primer semestre del año. Por lo que la tesis de que Banxico no se moverá en este intervalo de tiempo se refuerza.

En el mercado de deuda privada hubo escasos movimientos en los Certificados Bursátiles de Largo Plazo. Aquellos papeles privados de tasa flotante presentaron ligeros altibajos durante la última semana del mes de noviembre. Por su parte, los Certificados Bursátiles Bancarios presentaron una recuperación después de mayor volatilidad vista durante el resto del mes.

En la parte de corto plazo, los Certificados Bursátiles con subasta semanal con plazos entre un mes y tres meses, tuvieron mayores disminuciones y el diferencial que tienen contra el fondeo bancario y la TIIE a 28 días ya es menor en comparación con meses anteriores, cuando la volatilidad tenía mayor abundancia. Se espera que la tendencia se mantenga para el cierre del año. Finalmente, se colocaron los dos Certificados Bursátiles de Banobras; uno de tres años y otro de cinco años a tasa flotante.

BOLSA

Noviembre ha sido de los meses con mayor rendimiento en las bolsas en la historia. Dentro de la fuerte racha, vimos una clara preferencia por sectores cíclicos que habían tenido un fuerte rezago durante el año como fue el caso del Sector Financiero, y de Energía.

Nuestra estrategia se mantiene sin cambios; nuestra principal apuesta es Estados Unidos, seguida por China. Consideramos que la liquidez generada por los bancos centrales mantendrá la preferencia en activos de riesgo como es el caso de la bolsa accionaria.

No obstante, dentro de nuestra posición en Estados Unidos, seguimos realizando una rotación de sectores, hacia sectores que en nuestra perspectiva lucen atractivos ante el rezago que mantienen y aún con la volatilidad que presentan los mercados, productos de las noticias, podrían comportarse de manera defensiva. En el mes nos sobre-ponderamos en Servicios Públicos. Por otro lado, a inicios del mes decidimos tomar una apuesta activa en energías limpias, dicha apuesta vino de la mano con la expectativa de una posible victoria por parte del candidato demócrata.

En el mercado local, la Cartera Recomendada avanzó 13.79% en noviembre frente a 13.00% del S&PBMV IPC. Sobresale el rendimiento del mercado local en el mes, regresando a niveles no vistos desde marzo, el S&PBMV IPC cotiza a rededor de los 42,000 puntos. El repunte en el mercado viene impulsado por una preferencia por emisoras que han mantenido un fuerte rezago en el año, como fue el caso de ALSEA y GENTERA.

El portafolio se benefició de la apuesta activa que tomamos a finales del mes de octubre en los aeropuertos, siendo este sector uno de los que mantenían un fuerte descuento en el año producto de la crisis sanitaria.

DIVISAS

El dólar tiene un piso fuerte en los $20.0 pesos y un rango de operación de corto plazo entre $20.00 y $20.20 pesos por dólar. La necesidad de dólares en la economía mexicana es inexistente, los flujos de balanza comercial y extranjeros retomando algo de posiciones en papeles guber avalan este escenario.

El ajuste del día de hoy en los precios del petróleo, cercano al 1.5% provocaron que la valuación del peso cayera ligeramente. No vemos mayor riesgo hacia adelante, ya que la hipótesis de una recuperación en países asiáticos, genera expectativa para la demanda de insumos, como petróleo y metales industriales.

Lo que da sostén a los precios actuales del hidrocarburo y cierta visibilidad para el precio del petróleo de la mezcla mexicana. Aunque no cambia el escenario de riesgo en las finanzas de PEMEX y lo que podría suponer un mayor deterioro en 2021, por la carga de la deuda en la empresa.

En cuanto a estrategia de deuda global, a pesar de su valuación en pesos ha tenido un impacto negativo, mantenemos la diversificación y adherimos un porcentaje bajo de exposición a tasa real norteamericana. Vemos un espacio de cara al 2021 donde la tesis radica en un incremento de la inflación, ante el mayor gasto que impulsará el gobierno hacia los consumidores por medio de los estímulos que se esperan sean aprobados al inicio del año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario