Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 17 de noviembre de 2020

DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES PARA LA DESCARBONIZACIÓN DE LA INDUSTRIA DE LA MANUFACTURA LIGERA EN MÉXICO

 

·         La industria de la manufactura ligera[1] contribuye con 7% del total de las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero.

·         De acuerdo con el estudio presentado por HSBC México, las emisiones de este sector podrían reducirse en 48% si se toman medidas oportunas.

 

 

La Industria de la Manufactura Ligera (IML), aquella dedicada a la elaboración de bienes destinados al consumidor final, y que en México representa 14% del Producto Interno Bruto, produce poco más de 7% del total de gases de efecto invernadero (GEI) del país, con un crecimiento promedio anual de tres puntos porcentuales.

 

Según el estudio Desafíos y Oportunidades de la Descarbonización para la Industria de la Manufactura Ligera en México presentado por HSBC México, a este ritmo los gases de efecto invernadero producidos por este sector industrial alcanzarían el 20% de las emisiones totales de GEI en el país para el 2050.

 

El sector de la Industria de la Manufactura Ligera representa más de la mitad del consumo energético industrial final de México y aunque durante las últimas dos décadas el sector ha tomado medidas que le han permitido reducir su intensidad energética en más de 20%, debido a su rápido crecimiento, estas acciones no han sido suficientes, ya que su demanda de energía sigue aumentando a una tasa anual del 2.3%.

 

Hacia la descabornización

La finalidad de este reporte es presentar algunas medidas que pueden contribuir a reducir en aproximadamente 48% las emisiones del sector y apoyar su transición hacia la descarbonización. Junto con los ahorros derivados de la eficiencia energética y del uso de energías renovables, el estudio señala que los programas de sustentabilidad corporativa, rankings, coaliciones, informes voluntarios y obligatorios y certificaciones son también impulsores fundamentales en la reducción de emisiones de GEI, siempre y cuando penetren también la cadena de valor.

 

La vía de descarbonización propuesta en el estudio presenta un enfoque de tres etapas:

 

1.   Eficiencia de las operaciones internas: La eficiencia energética trae consigo beneficios a largo plazo altamente tangibles como mayor competitividad, mejora en la asequibilidad de la energía y reducción en las cuentas de luz, lo que a su vez permite reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y liberar fondos para invertirlos en otras áreas de la empresa. En lo que respecta a los procesos de electrificación e introducción de energías renovables, existen mejoras tecnológicas y proyectos de infraestructura que podrían permitir al sector hacer una transición hacia la generación de energía de baja o cero emisiones, ya que la generación de energía eléctrica es propensa a descarbonizarse en su totalidad.

 

2.   Optimización de la cadena de valor: Este punto implica recurrir a la colaboración de quienes conforman la cadena de valor, además de que tanto la empresa como aquellos que están dentro de su cadena de suministro deberán realizar modificaciones en sus procesos o productos. Esto brindará a ambas partes nuevas ventajas competitivas y les abrirá oportunidades en mercados que antes no habían considerado. Hay una gran variedad de soluciones que pueden ayudar a alcanzar este resultado, como eficiencia de materiales, fabricación aditiva (impresión 3D) o la reutilización de productos, componentes o materiales, entre otros.

 

3.   Implementación del modelo de economía circular: La economía circular maximiza la utilización de materiales al extender la vida útil de los productos y extraer un valor óptimo de ellos una vez que se desechan para convertirlos en nuevos productos útiles. Bajo este nuevo paradigma, todas las políticas, incluidos los impuestos, se alinearían para lograr el mayor nivel posible de circularidad, a través del análisis basado en el ciclo de vida. Los apalancadores clave de este modelo son los procesos de conservación de valor, recuperación y reutilización de materiales y la valoración de la cadena de suministro.

 

¿Por qué no descarbonizamos?

La falta de información sobre las oportunidades y tecnologías disponibles para reducir el uso de energía y la poca disponibilidad de estudios dedicados a entender cómo la industria está adoptando medidas existentes y rentables con este fin, es una de las principales razones que las empresas de este sector señalan para no descarbonizarse.

 

Está también el acceso a la financiación. El sector manufacturero está conformado en su mayoría (94%) por pequeñas y medianas empresas, las cuales muchas veces tienen acceso limitado a recursos financieros públicos y privados lo que, combinado con su falta de participación en la cadena de valor global, les impide invertir en sistemas energéticos renovables o innovadores o, incluso, incorporar mejores prácticas de gestión que contribuirían a la reducción de GEI.

 

Otra barrera potencial radica en los riesgos técnicos y comerciales asociados a los proyectos de energía renovable, ya que a menudo se estiman como demasiado altos y con largos períodos de retorno de la inversión, lo que frena a las empresas al momento de decidirse por estas tecnologías.

 

HSBC puede ayudar

Para tener oportunidades reales en la descarbonización de la IML, y del sector manufacturero en general, se requiere de una combinación de productos financieros, incluyendo créditos, garantías, bonos y otros vehículos financieros; acceso a instrumentos fiscales como incentivos y subsidios fiscales, y un marco regulatorio que brinde certeza a inversiones y contratos a largo plazo.

 

Como parte de su compromiso a nivel mundial de proporcionar entre 750 mil millones de dólares y 1 billón de dólares en financiamiento e inversión que apoye a sus clientes en su transición hacia la reducción de emisiones de carbono, HSBC ha desarrollado una serie de productos verdes o sustentables enfocados a que las empresas de cualquier tamaño puedan obtener recursos para financiar proyectos de eficiencia energética, edificios verdes, transporte sustentable, economía ecoeficiente o circular, gestión sostenible del agua y aguas residuales, manejo y reducción de residuos y adaptación al cambio climáticos, entre otros.

 

Los retos financieros que hoy enfrenta la industria manufacturera, potenciados por la actual crisis sanitaria, implican considerar los beneficios sociales y económicos que representan las medidas para descarbonizar y hacer más eficiente el consumo energético de la industria. Las medidas que analiza el estudio deben ir acompañadas de una combinación de políticas e instrumentos financieros que tengan un enfoque de largo plazo orientado a incrementar la competitividad de la industria manufacturera ligera a través de actividades y procesos con un bajo contenido de carbono.

 

Es posible consultar el informe completo en https://www.sustainablefinance.hsbc.com/carbon-transition/mexico-decarbonisation-challenges-and-opportunities-in-the-manufacturing-industry

 

Numeralia

La Industria Manufacturera Ligera en México:

·     14% del Producto Interno Bruto

·     80% de la producción manufacturera

·     65% de las exportaciones

·     91% de los puestos de trabajo (directos e indirectos) de la industria manufacturera

·     39% de la inversión extranjera directa en México

·     20% de crecimiento en su índice de productividad en los últimos 15 años

·     20% de la demanda de la energía generada en el país

 

 

[1] De acuerdo con la Encuesta Anual de la Industria Manufacturera realizada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), los subsectores que integran al sector Industria de la Manufactura Ligera en México son: industria alimentaria, industria de las bebidas y del tabaco, fabricación de insumos textiles, fabricación de productos textiles, fabricación de prendas de vestir, curtido y acabado de cuero y piel, industria de la madera, industria del papel, impresión e industrias conexas, productos derivados del petróleo, industria química, industria del plástico y del hule, productos a base de minerales no metálicos, industrias metálicas, fabricación de productos, fabricación de maquinaria y equipo, fabricación de equipo de computación, fabricación de aparatos eléctricos, fabricación de equipo de transporte, fabricación de muebles, otras industrias manufactureras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario