Contacto

aureliobueno77@gmail.com

domingo, 6 de septiembre de 2020

¿Ya sabes qué vas a heredar?

Nota informativa
6 de septiembre de 2020
 

 
Fuente: Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera Citibanamex
 
El testamento es el documento que dejas antes de morir como instructivo sobre tus deseos en caso de fallecimiento y que puedes realizar a partir de los 16 años. Es una guía que indica qué de tu patrimonio se hereda a quién, para evitar disputas, desgastes emocionales y económicos a tus seres queridos.
 
¿Por qué no lo hacemos?
 
Según la Comisión de Comunicación del Colegio de Notarios, en México, sólo 1 de cada 20 personas adultas cuentan con un testamento, y en la Ciudad de México se concentra el 30% del total de testamentos del país.
 
Generalmente el tema del testamento se asocia con llegar a una edad cercana a la muerte (si hago mi testamento, es porque me voy a morir pronto) lo que genera miedo. O también se deja de lado debido a los problemas que se tendrían que enfrentar, lo cual se puede describir como el efecto desidia. Este efecto que nos hace ir dejando las tareas para después, con el fin de evitar emociones no tan agradables como puede ser ansiedad, culpa o preocupación por tener que enfrentarse a decisiones que pudieran generar tensión en nuestra familia y amigos con respecto a lo que se va a dejar.
 
Otra razón puede ser la percepción de que hacer el testamento “es difícil y caro”, al no saber con quién acudir para realizarlo, o cuánto puede costar el trámite. Sin embargo, morir y no contar con un testamento genera problemas entre familiares y amigos que puede llegar a disolver las relaciones a corto y largo plazo, problemas económicos, e incluso, legales que podrían derivar en años de juicios.
 
¿Cómo hacer mi testamento?
 
Para evitar dejar problemas a tu partida, te compartimos algunos puntos a considerar para preparar tu testamento:
 
·        Enlista tus pertenencias. Realiza una lista de todos tus bienes y documentos importantes que serán necesarios cuando ya no estés: cuentas bancarias, seguros, bienes inmuebles e incluso tus pertenencias. Respecto a los productos financieros, toma en cuenta los beneficiarios que designaste al momento de su apertura, y si lo consideras necesario realiza ajustes.
 
·        Define a tus beneficiarios. Si tienes hijos, esposa/esposo o concubina, la ley buscará protegerlos ante tu pérdida. Adicionalmente podrás nombrar a algún otro familiar como hermanos o sobrinos o algunas personas que no formen parte de tu familia, e incluso, puedes hacer donaciones. Esto puedes consultarlo con un notario público.
 
·        Reflexiona sobre las personas (familiares o amigos) a las que te gustaría dejar tus pertenencias y bienes. Si ya tienes contempladas algunas de ellas en algo en específico que quieras heredarles, acércate y coméntalo con ellas para que tengan presente estos deseos y no sea una sorpresa. El testamento es el papel donde quedará plasmada tu voluntad, así que detállalo lo más posible para evitar malos entendidos, incluye objetos que quizás no consideres de gran valor económico, pero si sentimental, quizás un espejo, una pintura, un reloj, alguna fotografía, etc. 
 
·        Elige tu albacea (o albaceas). Esta persona será encargada de hacer que sea cumplan tus decisiones al momento de partir, por lo que es importante que sea alguien de tu entera confianza, honesta, responsable, justa y ética. Recuerda pedírselo en vida, ya que este rol no es obligatorio.
 
·        Infórmate más. Puedes solicitar más información en la página de la Secretaría de Gobernación (www.gob.mx/segob), y en la página del Colegio Nacional del Notariado Mexicano, A.C. (www.notariadomexicano.org.mx/).
¿Cuánto cuesta?
 
Septiembre es el mes del testamento, en el que las notarías cuentan con descuentos de hasta 50% para realizar este importante y necesario trámite. El precio regular de un testamento ronda entre los 2 mil 400 pesos y los 3 mil 800.
 
Si ya cuentas con el tuyo y requieres hacer algún ajuste, también puedes hacerlo.
 
¿Por qué sí hacerlo?
 
La ventaja de hacer tu testamento es que podrás decidir cómo heredar tu patrimonio por el que trabajaste, para evitar peleas entre la familia, que se pierdan tus bienes y que sea un tormento arreglar papeles para los que se quedan.
 
Aprovecha para hacer el tuyo y cuida a las personas que más quieres para cuando ya no estés. Déjales la costumbre de hacer un testamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario