Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 11 de agosto de 2020

Invex Opinión Estratégica: Esperamos que el Banco de México baje la tasa de referencia a 4.5% en esta semana, pero anticipamos un discurso duro dadas las recientes presiones sobre la inflación

Carteras recomendadas
Renta Variable.
(Haz clic aquí para el reporte completo) 

Renta Variable Global.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Deuda Gubernamental.
(Haz clic aquí para el reporte completo).

Deuda Corporativa. (Haz clic aquí para el reporte completo).

Otras Publicaciones:
Inversión fija bruta (mayo 2020) Ver documento.
Inflación al consumidor (julio 2020) Ver documento

IDEAS PUNTUALES: BOLSAS POSITIVAS A PESAR DE MAYORES FACTORES DE PRESION.
Las bolsas en Estados Unidos tuvieron otra semana de ganancias y no cambian su comportamiento. Esto a pesar de la acumulación de factores de presión por la parte política y que los datos económicos confirman una recuperación lenta. Anticipamos una moderación de la tendencia y tal vez una etapa de consolidación hacia adelante. En México, Banxico reducirá las tasas, pero vemos al peso con elementos de fortaleza en el corto plazo.
1.- Se publicó un nuevo aumento en la nómina no agrícola de los Estados Unidos. Se crearon en el mes de julio 1.763 millones de empleos. La tasa de desempleo descendió a 10.7%. Sin embargo, destaca la acumulación de estas plazas en el sector de esparcimiento y hospitalidad, principalmente restaurantes derivada del momento de reapertura a finales de junio.
La economía norteamericana recortó cerca de 22 millones de empleos a partir del inicio de la pandemia y aún hay por resarcir 13 millones, lo cual genera la sensación de una recuperación que no aparenta ser veloz.
2.- El Presidente Trump firmó cuatro órdenes ejecutivas para extender el beneficio de pagos a individuos, así como reducir carga de impuestos en nóminas y facilidades para estudiantes endeudados de manera unilateral al no concretarse un acuerdo entre republicanos y demócratas en el Congreso con relación al nuevo paquete fiscal.
La medida ha sido muy criticada y posiblemente no pueda ejecutarse en plenitud dada la posición de los demócratas y el alegato de que el control de los gastos recae en el Congreso. A final de cuentas el curso del paquete de ayuda fiscal sigue sin una resolución definitiva.
3.- Por su parte, las tensiones con China se han incrementado. Hay una nueva escalada en las últimas semanas en la que destacan acciones como: la imposición de restricciones a funcionarios en ambos lados, la prohibición a aplicaciones como WeChat o TikTok, la incursión de China en Hong Kong, etc., hubiesen creado un ambiente de mayor tensión que se ha visto opacada hasta ahora por la evolución de los daños provocados por la pandemia.
Esta semana habrá una nueva ronda de negociaciones en donde se revisará la primera fase de acuerdos firmada a finales del año pasado entre ambas naciones. Al parecer el compromiso de China de comprar bienes americanos no se ha cumplido ni siquiera en una tercera parte del monto acordado. China establece como argumento el surgimiento de la pandemia. Reiniciar estas pláticas en medio de un ambiente de tensión bien pudiera arrojar como resultado la retirada de la fase uno, lo cual volvería a colocar a las tensiones comerciales como un foco de amenaza seria contra la evolución de la recuperación económica y por ende sobre las expectativas en los mercados.
4.- Nos parece que el ambiente no es favorecedor para los mercados, máxime conforme se acerca las fechas sensibles políticamente ante la proximidad en las elecciones. En campañas disputadas normalmente las bolsas mantienen un comportamiento lateral. Si bien hay una ventaja del partido demócrata, esta no es definitiva y dadas las declaraciones del presidente Trump es difícil descartar momentos de tensión relacionados con el tema.
5.- Las pequeñas señales de recuperación, aunque parcial y modesta, junto con la actitud de apoyo permanente de las autoridades nos condicionan a permanecer invertidos en los mercados de capitales. Sin embargo, hay que recalcar de nuevo que las tendencias actuales son producto de distorsiones y que parecen avecinarse momentos de fuerte tensión que afectarían a los mercados, por ello preferimos ser selectivos en cuanto a espacios de riesgo y a sectores en los cuales ubicar nuestras apuestas.
6.- En nuestros portafolios de deuda global continuamos invertidos en bonos del gobierno de plazos cortos, y primordialmente en el segmento con grado de inversión (LQD). Seguimos evitando la deuda soberana sobretodo de países emergentes y el segmento de alto riesgo (High Yield) en donde pueden seguir proliferando las quiebras.
7.- En nuestra estrategia de equity global continuamos dividiendo la posición en dos partes entre Estados Unidos y China. Dentro del mercado norteamericano estamos invertidos en aquellos sectores que se encuentran beneficiados por las circunstancias como el de tecnología de la información, telecomunicaciones o servicios de salud; por el contrario, evitamos sectores en el epicentro de los problemas como el inmobiliario, el financiero, energía o el sector industrial.
8.- Seguimos pensando que México tendrá dificultades apuntar una tendencia positiva de recuperación consistente. Por una parte, el daño provocado por la pandemia luce difícil de resarcir si la ayuda de apoyos de tipo fiscal. Por otro lado, Las mismas cuentas fiscales mantendrán intenso el panorama de riesgo bajo esta perspectiva de crecimiento.
9.- Esperamos que el Banco de México baje la tasa de referencia a 4.5% en esta semana, pero anticipamos un discurso duro dadas las recientes presiones sobre la inflación. Asimismo, vemos movimientos marginales en la curva de tasas debido a la permanencia de un premio por riesgo elevado. Mantenemos reducida en duración nuestras carteras de deuda y con preponderancia en Udibonos de mediano plazo dado el rebote actual de la inflación.
10.- En bolsa seguimos escépticos de un repunte que supere con claridad los 38,000 puntos para el S&PBMV IPC. Seguimos sin tener sobre la mesa factores que puedan detonar una perspectiva distinta mientras no se controle el tema de la pandemia y no haya una mejor historia de crecimiento hacia adelante. Mantenemos emisoras de sectores defensivos como consumo básico y telecomunicaciones.

Lineas de Acción:
Deuda.
Las tasas de interés de los Bonos del Tesoro de los Estados Unidos abrieron la semana en niveles alrededor del 0.57%, con el mercado a la espera de la aprobación del nuevo plan de estímulos fiscales del Gobierno Norteamericano.
El plan extenderá la ayuda hacia empresas y personas hasta el fin de año; aún se encuentra de discusión en el Congreso y en general se esperan las confirmaciones del tamaño del paquete para saber si la FED también hará un mayor reforzamiento de la política monetaria expansiva que lleva a cabo.
En el mercado local, la curva de rendimientos vuelva a mostrar cierta presión al inicio de esta semana. Continua la salida de posiciones de inversionistas extranjeros en los papeles gubernamentales. Aunque en la comparativa con otros países emergentes, el movimiento es moderado y de menor impacto que por ejemplo en Brasil.
Esta semana hay reunión de política monetaria por parte de la Junta de Gobierno del Banco de México, se espera la baja en 50 puntos base. No obstante, ante las mayores presiones inflacionarias y el riesgo que pudiera representar un menor carry de la tasa que pudiera generar volatilidad cambiaria, vemos a Banxico tomando una pausa en el ciclo de baja de tasas que ha implantado desde el mes de febrero o al menos emitiendo un comentario más duro con relación al control de la escalada inflacionaria.
En nuestros portafolios de inversión en papeles gubernamentales, mantenemos un control sobre la duración de la cartera con relación a la del benchmark. El rendimiento neto se mantiene por arriba de la referencia en el año, las posiciones del portafolio en UDIBONOS contribuyeron de forma importante durante la semana. Queremos mantener al mínimo el impacto de un incremento de la volatilidad dado nuestro incremento en las posiciones de tasa variable.
En papeles corporativos estamos revisando constantemente los riesgos de crédito y tomando acciones de disminución de papeles que puedan tener un deterioro en su calificación y por lo tanto en la perspectiva de cumplimiento de pagos.

Bolsas:
Los mercados mantienen su tendencia alcista alrededor del mundo. Se mantiene el flujo de reportes corporativos con más de 90% del S&P500 ya reportado.
Durante la semana pasada el centro de atención de los inversionistas giro en base a las expectativas sobre un acuerdo en Estados Unidos para un paquete de ayuda fiscal, a fin de continuar las medidas de meses previos, mientras que al día de ayer no se ha dado un acuerdo, Trump anuncio que de momento se mantendrá una ayuda por desempleo de Us$400.00 a la semana.
Durante la semana pasada, todos los sectores del S&P500 tuvieron un comportamiento positivo, destacando aquellos que mantienen un fuerte rezago en el año, como fue el caso del industrial, seguido por el de financieras y energía.
En nuestra perspectiva se mantienen retos importantes para las empresas a lo largo de este año, por lo que seguimos enfocándonos en emisoras de calidad y aquellos sectores que desde nuestra perspectiva son los menos afectados por la pandemia y el debilitamiento económico.
Por parte del mercado local, vimos que México se apegó a la tendencia positiva de los mercados internacionales, y el S&PBMV IPC logró ganar terreno perdido y situarse por arriba de los 38,000 puntos. Sin embargo, a diferencia de otros mercados mantiene un balance aun negativo durante el año.
Dentro de las emisoras que, tanto la semana pasada como el día de ayer, se vieron mayormente beneficiadas se incluyen PEÑOLES, TLEVISA y ALFA. Las dos últimas no solo las mantenemos en la cartera, sino que se tienen una sobre-ponderación con relación a su peso en el índice.
Tipo de Cambio: 
El tipo de cambio del peso frente al dólar abrió la semana ligeramente por debajo de los $22.50 pesos. Aunque continua la salida de flujos de inversionistas extranjeros en comparación a otros emergentes, esta tiende a registrar menor magnitud e impacto sobre la moneda nacional
La acumulación de flujos de salida de inversionistas extranjeros en papeles gubernamentales de largo plazo, acumula ya 262 mil millones de pesos en el año; pero al mismo tiempo hay una acumulación de Reservas Internacionales, así como el continuo crecimiento de las Remesas Familiares, factores que le han dado soporte a la paridad cambiara en favor del peso mexicano en semanas recientes.
Esperamos que este comportamiento del tipo de cambio se consolide en la medida que haya mayores datos de recuperación del comercio exterior.
Aun consideramos que existe una debilidad estructural de del peso, por la falta de un crecimiento sostenido por la inversión y el consumo. Así como una situación de finanzas públicas que puede deteriorarse en el mediano plazo.
Refrendamos la idea de consolidar posiciones en dólares como un factor de diversificación y mayor protección en los portafolios de inversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario