Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 23 de junio de 2020

Invex Opinión Estratégica: Los mercados viven una especie de pugna entre las percepciones relativas a la situación sanitaria provista por el COVID y la situación fundamental de la economía, apoyada por las autoridades, pero con el riesgo de no poder recuperarse

Líneas de Acción
Rodolfo Campuzano Meza. Director de Estrategia y Gestión de Portafolios.

Carteras recomendadas
Renta Variable.
(Haz clic aquí para el reporte completo) 

Renta Variable Global.
(Haz clic aquí para el reporte completo).  

Deuda Gubernamental.
(Haz clic aquí para el reporte completo).

Deuda Corporativa. (Haz clic aquí para el reporte completo).

Otras Publicaciones:
Oferta y demanda agregadas (1T 2020). Ver documento.

IDEAS PUNTUALES: LA PUGNA.
Los mercados viven una especie de pugna entre las percepciones relativas a la situación sanitaria provista por el COVID y la situación fundamental de la economía, apoyada por las autoridades, pero con el riesgo de no poder recuperarse. Volatilidad y movimientos laterales es lo que debemos esperar. En México, no hay signos de control sobre la pandemia y ello producirá una nueva ronda de correcciones en los estimados, así como mayor estrés en las variables financieras.
1.- Las noticias apuntan a que el control de la pandemia aún no llega. La Organización Mundial de Comercio (OMC) hace apenas ayer una seria advertencia sobre su aceleración. En Europa parece haber cierto control, pero en varios estados de la Unión Americana y en Latinoamérica continua la escala ascendente de contagios y el riesgo latente de una nueva paralización de la economía.
2.- Nadie piensa en una nueva etapa de confinamiento, pero el ritmo de reapertura se vuelve lento y genera muchas dudas hacia adelante. Está claro que la autoridad federal en Estados Unidos no reinstalará una nueva etapa de reclusión, pero falta ver si los gobiernos estatales intentan algo distinto.
3.- Los datos han reflejado una dirección favorable de las cosas pero no se logra salir de niveles sumamente depresivos en muchos rubros. Continua habiendo sectores con apremio y un elevado desempleo. La percepción de los inversionistas es menos optimista, como reflejo de ello podemos ver que algunos sectores que habían comenzado a repuntar como el financiero o el inmobiliario han vuelto a bajar.
4.- Será difícil que los inversionistas e hagan de una visión clara en esta pugna entre el bajo nivel de crecimiento y el elevado monto de soporte por parte de las autoridades, que se continúa intensificando. Seguirán también con la duda sobre la efectividad de las reaperturas por un buen tiempo. Con base en ello no deberíamos esperar la prolongación de la racha positiva; más bien la expectativa es de mayor volatilidad y un comportamiento lateral, mientras las tasas permanecen en niveles sumamente bajos.
5.- Nuestra postura se centra en un horizonte largo y en el nivel de las valuaciones. Insistimos en la sobrevaloración de muchos activos. No vemos otra estrategia mas que privilegiar la cautela, mantener una adecuada diversificación y minimizar apuestas (concentración del riesgo).
6.- LA OMC cataloga a América como el epicentro de la pandemia y en varios países de la región se observa la tendencia de elevación de contagios sin ninguna moderación aún. En Mexico queda claro que aún no se ha controlado la expansión del COVID19. La información es escasa pero la curva no apunta hacia abajo.
El reinicio de actividades en algunos sectores y la postura displicente del gobierno con relación al avance hacen a muchos pensar que aún falta tiempo para que los semáforos salgan del rojo y que el daño sobre la economía puede ser mayor. Es muy probable que veamos una nueva ronda de revisiones a la baja del pronóstico el crecimiento. 
La ausencia de apoyos directos de gran magnitud, como en el caso de otros países desarrollados, nos hace corroborar la expectativa de una recesión que puede extenderse más allá de lo que suceda en el exterior.
7.- La debilidad del crecimiento puede acentuar los problemas estructurales de la economía. En especial, suena complicado que las finanzas públicas presenten cifras positivas ante el derrumbe de la actividad económica. Ya se asume que habrá un déficit fiscal mayor y un nivel de endeudamiento que se acercará al 53% del PIB.
La duda sobre si esos niveles pueden ser rebasados se mantendrá presente y por ello vemos poco espacio para que las tasas de largo plazo bajen más y para que el peso continúe un camino franco de revaluación por debajo de los $22 pesos por dólar. Después del verano habrá fechas clave con la presentación del presupuesto y las estimaciones oficiales para el 2021.
8.- La estrategia ante una confianza pobre sobre el desempeño de las economías en el exterior y sobre la fortaleza de las variables financieras locales nos hace seguir sugiriendo una estrategia cautelosa, apegada a la tasa de corto plazo libre de riesgo, con posiciones en dólares y con una elevada diversificación en las posiciones en bolsa.

Lineas de Acción:
Deuda.
Las tasas de interés de los Bonos del Tesoro de los Estados Unidos abrieron la semana en niveles de 0.68%, con bajas en las tasas de largo plazo respecto al viernes anterior.
Se mantiene la tendencia de acentuar las políticas monetarias expansivas alrededor del mundo. Ante el impacto económico del COVID-19, los bancos centrales continúan expandiendo sus políticas monetarias por medio de bajas de tasas o inyección de liquidez. Recientemente Brasil y Rusia volvieron a bajar sus tasas, mientras que el Banco de Inglaterra inyectó 100 mil millones de libras esterlinas al sistema financiero para contrarrestar el impacto en el crecimiento de la pandemia.
Dados los niveles de liquidez, el soporte para las altas valuaciones de activos de riesgo continua, lo que se traduce también en bajos niveles de tasas de interés y menor volatilidad en la determinación de los precios de los diversos activos financieros.
En el mercado local, la curva de rendimientos de los bonos M mantiene un comportamiento similar al de los bonos de Tesoro Norteamericano. Las tasas de los bonos con vencimiento a 10 años se están colocando por debajo del 5.9%.
Esta semana, los participantes del mercado se encuentran a la expectativa sobre la acción de Banxico. Creemos que el Instituto central volverá a bajar la tasa de referencia en 50 puntos base este jueves, a pesar de que los riesgos sobre la inflación se mantienen vigentes, para ubicarla en un nivel de 5.0%.
Con relación a los portafolios de inversión, continuamos con una duración de la cartera al 60% de la duración del benchmark. Las bajas en la curva ahora concentraron en los vencimientos de 20 y 30 años, los cuales nos parece que tienen una exposición de riesgo excesivo. Nuestros niveles de liquidez se mantienen adecuados y podríamos ajustar posiciones en la parte de tasas variables en caso de incrementarse la volatilidad en el mercado local.
En papeles corporativos estamos revisando constantemente los riesgos de crédito y tomando acciones de disminución de papeles que puedan tener un deterioro en su calificación y por lo tanto en la perspectiva de cumplimiento de pagos.

Bolsas:
Los mercados regresaron a operar en terreno positivo; tanto el día de ayer, como la semana pasada, los principales índices accionarios operaron con ganancias. Regresó el ánimo de los inversionistas ante los estímulos monetarios y fiscales que mantienen los principales bancos centrales, y que durante la semana pasada se intensificaron.
De igual manera, existieron datos positivos que ayudaron a este sentimiento, como fue el caso de las ventas minoristas de EE.UU. que en mayo mostraron su mayor avance desde que se tiene registro (1992); mientras que la producción industrial de China aumento por segundo mes consecutivo.
No obstante, se mantienen importantes riesgos. El mayor es una posible segunda ola de contagios; en la semana vimos un repunte en los casos de COVID-19 en China y en ciertos estados en Estados Unidos. En línea con lo anterior, vimos que el mercado nuevamente favoreció a sectores defensivos, mientras que sectores cíclicos como el financiero, energético; y sectores vulnerables a las actuales condiciones como Bienes Raíces fueron los más afectados.
La cartera global mantiene una alta ponderación en Estados Unidos y China, mercados que han mostrado un mejor comportamiento frente al benchmark; asimismo, dentro de Estados Unidos las apuestas a sectores e industrias especificas han sido los mayores contribuyentes a que la cartera presente una diferencia positiva frente al índice global ACWI.
Destaca por su retorno el sector de Biotecnología, en la estrategia tenemos una exposición a través del ETF XBI, que durante la semana pasada tan solo mostró un avance superior al 10%.
La bolsa de México, a la par con sus contrapartes internacionales, también ha mostrado un avance. El S&PBMV IPC regreso a operar en los 38,000 puntos; sin embargo, el avance no ha sido lo suficiente para borrar las pérdidas de la semana anterior.
En los últimos días, hemos visto una recuperación en el sector financiero, los principales bancos: GFNORTE, GFINBUR y BSMX mostraron un importante avance, de igual manera, el sector de aeropuertos en su mayoría (GAP y OMA) se recuperó.
Tipo de Cambio: 
El tipo de cambio del peso frente al dólar se estabiliza en un rango de $22.30 a 22.65 pesos al inicio de la semana.
Los inversionistas globales se mantienen relativamente optimistas y tienen una actitud de mayor exposición a activos de riesgo, la comunicación de la FED en torno al respaldo de liquidez y tasas bajas por un tiempo indeterminado da el soporte para tomar este tipo de decisiones.
El peso muestra cierta resistencia a pesar de algunos episodios de presión en monedas emergentes, como real brasileño y el peso chileno. Estas cotizaciones son menos líquidos, por lo que los inversionistas tradicionalmente utilizan la cotización del peso mexicano para realizar coberturas que permitan cerrar la exposición a estas monedas.
La situación sobre la posición fiscal de México a raíz del escenario de recesión mantiene una expectativa poco favorecedora para el peso, por lo que la recomendación de continuar con posiciones en dólares se reafirma.
Las posiciones en dólares en nuestros portafolios ponderan de forma precisa el riesgo de plazo y de crédito, a través de vehículos de inversión a la moneda norteamericana.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario