Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 9 de junio de 2020

Invex Opinión Estratégica. IDEAS PUNTUALES: MERCADOS IMPARABLES.


Continua la euforia en los mercados financieros, atizada esta vez por los datos de creación de empleos en los Estados Unidos y los nuevos estímulos en Europa. El contexto gira en torno a la reapertura y las señales de recuperación. Hay elementos que podrían romper la tendencia, pero esta puede continuar hasta probar los máximos de enero. En Mexico estamos inmersos en la misma dinámica, la bolsa va hacia recuperar el valor de enero y el tipo de cambio hacia los 20 pesos.
1.- ¿Es creíble el dato de creación de empleos en Estados Unidos? Nos parece que sí, aunque hay que moderar su interpretación. Venimos de un dato de caída de 20 millones, un rebote de 2.5 en el mes de reaperturas no suena descabellados. Los datos de la nómina no agrícola son imprecisos y susceptibles de correcciones. La tasa de desempleo sigue siendo muy alta. La recuperación no será hacia los niveles mínimos que se veían el año pasado.
2.- Junto con los índices de percepción de los gerentes de compras tanto de la industria como del sector de servicios, que registraron un rebote ligero en Estados Unidos y Europa, así como datos motivantes como el incremento en las ventas de autos también en varios países en mayo y la confianza en que los estímulos no desaparecerán; los inversionistas apuestan fuerte en los mercados de equity y siguen con una propensión al riesgo elevada.
3.- Independientemente de lo incipiente de los datos, debemos reconocer que se subestimo la profundidad de la recesión más allá de su epicentro (compañías de cruceros, viajes, aerolíneas, ocupación hotelera, casinos, restaurantes, eventos masivos, etc.) y también que se ha subestimado la fuerza de las políticas expansivas tanto fiscal como monetaria.
4.- Hay elementos que la pueden interrumpir y generar un ambiente de aversión al riesgo. El primero sería un agravamiento de la pandemia o la segunda ola de contagios. Mientras en países emergentes en Latinoamérica, África o Asia, siguen viendo el escalamiento de contagios, en Estados Unidos la curva se mantiene plana con descenso fuertes en donde se registró tempranamente la pandemia y otros como Texas en donde la curva sigue creciendo.
Otro factor que pudiera provocar un cambio sería que la cadena de datos a publicarse en las siguientes semanas sea de un tono diferente a los vistos en las últimas semanas. Si al cabo de unos meses el desempleo hace más mella en el consumo y se observa una demanda contenida, eso puede quitar entusiasmo a los inversionistas.
Un elemento adicional sería que la Reserva Federal se viera forzada a cambiar su discurso y eventualmente su postura de apoyo. Por ahora el aumento de más de 20 puntos base en las tasas de largo plazo no parece espantar a nadie, pero si en algún momento la autoridad genera la idea de un final de la postura tan radical de estímulos, podría haber un incentivo fuerte para tomar utilidades.
5.-. Si alguno de estos elementos no toma fuerza es factible pensar en la continuación de la tendencia y que las bolsas prueben sus niveles máximos registrados en enero. Es posible pensar también en la continuidad de ganancias en bonos de grado de inversión, de mercados emergentes o hasta de baja calificación. Si usted cree que viene una corrección, ya conoce hacia donde fluirá el dinero: Bonos del tesoro, el oro y el dólar.
6.- Corroboramos nuestra ausencia de una convicción definida para el corto plazo. Para un horizonte más largo, pensamos que los fundamentales han sido rebasados, incluso al contar con una visión moderada sobre el daño del confinamiento o sobre el efecto de las acciones de rescate monetario y fiscal. Reforzamos nuestra idea de que hay que estar diversificados, balancear portafolios y evitar la concentración del riesgo.
7.- En México, vamos en la misma ola. La distorsión afecta los precios de los activos mexicanos de igual modo. La idea de recuperación en Estados Unidos ha motivado una revaluación en la bolsa, y la propensión al riesgo inyecta recursos a papeles en pesos que pagan una tasa muy jugosa; por ello el peso se ha fortalecido de tal manera. De nuevo, si no hay algo que interrumpa al momento, la bolsa rebasará esta misma semana los 40 mil puntos al alza y el dólar puede llegar a valer cerca de los $20 pesos.
8.- Es un momento que hay que aprovechar para reconstruir carteras; vender aquellas posiciones en las que hubo pérdidas significativas y posicionarse de acuerdo a los nuevos aspectos fundamentales que determinarán el rumbo de la economía en el mediano y largo plazo.
9.- En el caso de México, dichos factores no son promisorios. Hay que aprovechar la tasa libre de riesgo y no caer en la tentación de la curva de plazos. Hay que vender acciones que hayan sido muy castigadas y cuyo prospecto no sea favorable. Hay que comprar dólares si no los tiene y evitar venderlos si los tiene. Y hay que privilegiar la diversificación. Hace dos meses muchos hubiesen firmado un rendimiento de cero en su portafolio para todo el año, no piense que el segundo semestre se repetirán estas ganancias.

Lineas de Acción:
Deuda.
Las tasas de interés de los Bonos del Tesoro de los Estados Unidos abrieron la semana en niveles de 0.91% y, conforme avanzó el día de ayer, la cotización disminuyó a niveles de 0.87%; no obstante, esto representa un fuerte aumento con relación a lo observado hasta antes del jueves de la semana pasada.
Los datos de generación del empleo del mes de mayo publicados el viernes pasado generaron una mayor salida de posiciones de los papeles gubernamentales de largo plazo, ante la señal de que la reapertura y una recuperación en V se puede materializar.
Por lo tanto, sigue la búsqueda de rendimiento en otros activos de inversión de mayor riesgo que representan un potencial mayor rendimiento.
Esta semana habrá reunión de la Reserva Federal. No se esperan cambios en las tasas de referencia, tampoco en los programas de liquidez y compra de activos, pero se esperan pronósticos sobre la inflación, el crecimiento, así como de la tendencia de las tasas y será relevante conocer la intención de la FED para mantener las tasas de interés, sobre todo en los plazos largos, en niveles que no generen presiones en otros tipos de deuda.
Asimismo, habrá que estar atentos a los factores de riesgo que enuncie la FED y que pudieran generar un evento de aversión al riesgo y desorden en los mercados financieros.
Para el mercado local, la curva de rendimientos de los bonos M reaccionó a la par de los bonos de Tesoro Norteamericano al cierre de la semana. El incremento promedio de la curva fue de 13 puntos base, concentrado en las tasas de bonos con los mayores vencimientos de la curva.
El mercado estará atento a la publicación de la inflación de todo el mes de mayo, se espera un dato mensual alrededor del 0.50%, de acuerdo con el consenso del mercado, esta lectura y de la de la primera quincena de junio serán relevantes de cara a la decisión de Banxico para finales de este mes; ya que la baja de tasas esperada por el mercado podría tener retrasos.
Con relación a los portafolios de inversión, mantenemos el monitoreo del riesgo de duración de la cartera. Ante el repunte que puede tener la inflación incrementamos posiciones en bonos a tasa real, tanto de tres, como de cinco años.
En papeles corporativos estamos revisando constantemente los riesgos de crédito y tomando acciones de disminución de papeles que puedan tener un deterioro en su calificación y por lo tanto en el cumplimiento de pagos.

Bolsas:
Los mercados de capitales continúan al alza. Tanto la semana pasada como ayer cerraron con ganancias. El exceso de liquidez sumado a las reaperturas de las economías mantiene este ánimo, y los principales índices no solo cotizan en línea ya frente a su promedio histórico de 5 años, sino en algunos casos, como el NASDAQ mantienen un premio y de igual manera, se encuentran cercanos a máximos históricos.
Los mercados que han tenido un mayor avance en los últimos días, son aquellos que durante estos meses se han mantenido mayormente rezagados, entre ellos Europa, y algunos emergentes, tal fue el caso de Brasil y Chile: EWZ y ECH avanzaron la semana pasada 12.8% y 14.5%. Por su parte, en Estados Unidos, el avance ha sido menor. Los  los sectores dentro de EE.UU. que mostraron un mayor avance fueron los cíclicos (sectores que mantienen un fuerte retroceso en el año), principalmente: energía, financiero e industrial.
En línea con los mercados internacionales, durante la semana pasada el mercado mexicano mostro un importante avance; el S&PBMV IPC subió 7.8%, superando ya los 39,000 puntos.
Vimos una importante recuperación en emisoras que habían sido afectadas por los retos que presentaban las distintas industrias ante la contingencia, tal fue el caso de aeropuertos, empresas dentro del sector financiero, CEMEX, entre otras.
Durante la semana decidimos comprar ALFA a fin de neutralizarnos frente al benchmark S&PBMV IPC. Consideramos que la emisora se podría beneficiar de la reapertura de la economía estadounidense.
ALFA mantiene un importante descuento frente a su múltiplo histórico, en gran parte provocado por un menor apetito en sectores donde tiene presencia como es el caso del sector automotriz: NEMAK y el sector petroquímico: ALPEK. Sin embargo, en nuestra perspectiva el castigo de la emisora ha sido un tanto excesivo y los actuales niveles, donde mantiene un descuento del (-) 60% frente a su histórico de 3 años de P/U lucen atractivos.
El valor de capitalización de ALFA mantiene un importante descuento por conglomerado que actualmente es del 70%, frente a un teórico que debería oscilar entre 15% y 20%, y mientras que esto no es nuevo, y llevamos viendo este descuento ya varios años, consideramos que la reapertura de la economía estadounidense y un mayor apetito al riesgo podría fungir como catalizador para liberar cierta presión que ha mantenido rezagada a la emisora, siendo este el principal factor por el cual tomamos una posición en la emisora.
Tipo de Cambio: 
El peso mantiene su tendencia de fortalecimiento, esta semana el dólar abrió cerca de los $21.5 pesos y trata de romper este soporte. La fuerza relativa del peso continua, el dólar se debilita frente a todas las monedas, sobre todo emergentes.
El buen reporte del mercado laboral en los Estados Unidos incentivó aún más el movimiento de flujos de inversionistas que están tomando mayores posiciones en activos de riesgo. Asimismo, el repunte que se extiende en los precios del petróleo ha llevado a la mezcla mexicana a niveles de casi 35 dólares, lo que respalda los niveles de cotización del peso frente al dólar
Sumado a lo anterior, el diferencial de tasas aun es amplio con relación a sus pares en dólares y empieza a darse una recuperación de las posiciones de extranjeros en papeles soberanos en pesos. Sin embargo, son posiciones especulativas y ante cualquier señal que implique un aumento del riesgo y un deterioro del rendimiento se podría revertir.
Los riesgos a la baja en el escenario estructural para la inversión y el crecimiento en México son preocupantes; sin estímulos fiscales para incentivar una recuperación relativamente rápida, por lo que la tendencia de largo plazo para peso es sumamente incierta. Nos parece relevante mantener posiciones en dólares.
Nuestras posiciones en dólares en los portafolios se incrementaron, cuidando el riesgo tanto de plazo, como de crédito, a través de vehículos de inversión con exposición a la moneda norteamericana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario