Contacto

aureliobueno77@gmail.com

viernes, 22 de mayo de 2020

Una sorpresa inflacionaria en la primera quincena de mayo, resultado de circunstancias atípicas. Nota Oportuna. Citibanamex...


Los precios al consumidor sorprendieron al alza, con un aumento de 0.30% quincenal en la primera mitad de mayo. Esto estuvo arriba tanto de nuestro pronóstico de -0.13% como de la proyección del consenso en nuestra última Encuesta Citibanamex de Expectativas de -0.09%. En términos anuales, la inflación general se ubicó en 2.88%, después de la tasa de 2.21% registrada en la quincena previa.
Los precios subyacentes crecieron 0.24% quincenal, arriba de nuestro pronóstico y el del consenso, ambos en 0.12%. La inflación quincenal subyacente fue lidereada por un incremento de 0.36% en precios de mercancías, en particular de alimentos, bebidas y tabaco. Los precios de los servicios crecieron 0.12% fundamentalmente debido al incremento de los precios de servicios distintos a vivienda y educación. En términos anuales, la inflación subyacente aumentó a 3.76% desde el 3.61% registrado una quincena antes.
Respecto a los precios no subyacentes, éstos reportaron un aumento quincenal de 0.46%, que implica una tasa de inflación anual de -0.06% después del -2.00% registrado dos semanas antes. El dato de la inflación anual no subyacente estuvo arriba de nuestra proyección de -1.46% anual y de la mediana de nuestra encuesta Citibanamex de -1.27% anual. Los precios de la energía disminuyeron -2.0% a tasa quincenal, debido a la caída anticipada para los precios de la electricidad por los subsidios de temporada cálida en 11 ciudades, que comenzaron a aplicar en esta quincena (un descenso quincenal de 21.3%), mientras que los precios de la gasolina magna aumentaron 4.5% después de cuatro disminuciones quincenales consecutivas. Por otra parte, los precios de frutas y verduras crecieron 7.4%, explicado por incrementos en jitomate, chile serrano y chayote, principalmente.
Este fue un registro inusual, que presentó retos de medición así como aparentemente algunos impactos asociados a la pandemia de Covid-19. La inflación quincenal nos sorprendió al alza debido a los aumentos quincenales extraordinarios en productos agrícolas – que observaron su mayor aumento quincenal para una primera quincena de mayo desde que los registros comenzaron en 1988 – y en alimentos, bebidas y tabaco – su aumento quincenal fue el mayor para una quincena similar desde 1996. Pensamos que ello involucro disrupciones del lado de la oferta – lo ilustra el caso de la cerveza, que presentó la tercera mayor incidencia por producto en la inflación total y cuya fabricación fue suspendida debido a la pandemia. Estos incrementos inesperados compensaron el sesgo estacional a la baja de los precios de la electricidad, e hicieron que la cifra de inflación general fuera la mayor para una primera quincena de mayo desde 1998. Además, a esto se añaden los retos de logística enfrentados por INEGI para cubrir algunos precios (INEGI señala que los genéricos no cubiertos representan 11% del INPC, 7 puntos porcentuales más que hace un mes) y probablemente llevó a una inusualmente elevada dispersión de precios: la proporción de genéricos registrando aumentos anuales de más del 6% subió a 21.2% del total, pero la de aquellos cuyas variaciones de precios fueron negativas también aumentó a 15.2% del total de genéricos.
Tomando todo lo anterior en cuenta, nos mantenemos en nuestro pronóstico de una inflación de 3% para el cierre del año. La lectura atípica de la primera mitad de mayo es ilustrativa de la gran cantidad de efectos que involucran las circunstancias inusuales de la emergencia sanitaria, pero el que ellas puedan tener un impacto más permanente en las tendencias inflacionarias es debatible. En este momento, pensamos que dichas circunstancias esencialmente implican una mayor volatilidad de corto plazo, pero que los factores subyacentes – una brecha de producto que se amplia y precios de energía bajos – van eventualmente a determinar la tendencia inflacionaria. Así, mantenemos nuestros estimados para la inflación general y la subyacente al final del 2020 en 3.0% y 2.9% respectivamente.
+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario