Contacto

aureliobueno77@gmail.com

martes, 19 de mayo de 2020

Banco de México y Naciones Unidas a través de sus programas de medio ambiente (PNUMA) y desarrollo (PNUD) presentan un reporte sobre estrategias y metodologías para mitigar riesgos ambientales y sociales en el sistema financiero mexicano


El día de hoy, el Banco de México y Naciones Unidas, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), presentaron el reporte “Riesgos y oportunidades climáticas y ambientales del sistema financiero de México: Del diagnóstico a la acción,” el cual convoca a las instituciones financieras mexicanas a realizar un esfuerzo colectivo para incorporar los temas ambientales y sociales en sus estrategias de evaluación de riesgos y gobierno corporativo.
El informe presentado el día de hoy es el primer diagnóstico exhaustivo sobre el grado de preparación actual de las instituciones financieras mexicanas para evaluar riesgos climáticos, ambientales y sociales. Los resultados del documento están basados en una encuesta detallada aplicada a altos funcionarios de más de 60 instituciones y consideran cerca de 90% de la cartera de crédito del sistema bancario, 80% de los activos reportados por los gestores de fondos a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), 90% de los activos bajo gestión de las Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES), así como el 44% de los activos reportados por las compañías de seguros.
Dicho informe señala que la participación tanto de la alta dirección como de los consejos de administración es fundamental a efecto de preparar a las instituciones financieras para la esperada transformación estructural de la economía asociada con los riesgos y las oportunidades ambientales y sociales. Lo anterior significa reforzar las competencias de gobernanza y establecer un mapa de ruta a nivel de consejo de administración para integrar los riesgos y las oportunidades ambientales, sociales y de gobernanza en las estrategias tradicionales de negociosy de administración de riesgos y, a la vez, reportar a los actores relevantes y reguladores sobre estos temas.
1“2020, Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria” Adicionalmente, el citado informe menciona que las instituciones financieras necesitan comprender y administrar mejor la información ambiental y social relevante, establecer las competencias adecuadas para procesar dicha información e implementar políticas sobre transparencia y divulgación. Dada la inminencia de estos riesgos, es importante que las instituciones financieras puedan también desarrollar capacidades y estrategias de análisis de escenarios. “Está claro que necesitamos gestionar el riesgo mucho mejor de como lo hacemos actualmente, y esto se vuelve más vital en el contexto del cambio climático, que sigue siendo el desafío existencial que enfrenta la humanidad. Las instituciones financieras que tengan suficientemente en cuenta el riesgo climático podrán garantizar la sostenibilidad de sus carteras a largo plazo. Este estudio ofrece recomendaciones útiles para las instituciones financieras y los reguladores en preparación para el futuro”, dijo Inger Andersen, Directora Ejecutiva del PNUMA.
El administrador del PNUD, Achim Steiner, dijo: “El cambio climático y la degradación ambiental son desafíos críticos de nuestro tiempo, y el sector financiero tiene que desempeñar un papel clave para enfrentar estos problemas. Las recomendaciones de este informe -tales como plazos claros y compromisos al nivel de la junta directiva para incorporar aspectos sociales y ambientales en los principales planes de acción, políticas de gestión de riesgos, presupuestos anuales y planes de negocio- resonarán entre los tomadores de decisiones en los niveles más altos del sector financiero mexicano”.
El Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, destacó la importancia de la acción conjunta de todos los actores del sistema financiero en esta iniciativa y expresó su confianza en que el reporte sirva de base para el desarrollo e implementación de metodologías y criterios estandarizados para la evaluación de riesgos ambientales y sociales. Esto es esencial para el bienestar a largo plazo.
+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario